Mansión Almas Ocultas Logo

Existe un género dentro de los videojuegos, las películas interactivas, en el que el desarrollo de los acontecimientos tiene mucho más peso que la, por lo habitual, muy limitada interacción del jugador. Y La Mansión de las Almas Ocultas, título exclusivo de la Saturn de Sega que analizo hoy, es un buen ejemplo de ello.

Investigando qué ocurre en la mansión

La Mansión de las Almas Ocultas propone vivir una curiosa historia en la que investigaremos un extraño suceso relacionado con la Luna en la misteriosa casa que da nombre al juego. Como jugadores tomamos el papel de Jun, uno de los residentes que, junto a otro llamado Mike, será el encargado de desentrañar el misterio. Para ello debemos hablar con otros personajes y reunir pistas que ayuden a la resolución del enigma.

Mariposas con esencia humana

Una particularidad cuyo motivo se revela a lo largo del juego es que todos los moradores de la mansión no son personas o incluso sus espíritus sino mariposas. No obstante, que seamos una mariposa no significa que nos movamos como tal.

Nuestro desplazamiento será siempre horizontal y recto, en tramos predefinidos. Y esto se debe a la propia concepción técnica del juego, de la que hablaré a continuación y que obliga a que sea así. Por otro lado, para la interacción con objetos y otros personajes nos bastará con hacer uso de dos botones, según queramos utilizar o dejar un objeto o responder con un “Sí” o un “No” a las cuestiones que nos planteen.

No se podía tener todo

Lo antes mencionado se debe a la decisión de crear los entornos y personajes mediante gráficos pre renderizados con el objeto de mostrar un nivel de detalle al que, por entonces, los primitivos polígonos ni siquiera se acercaban. Sin embargo, hacerlo así implicaba pagar un alto precio en forma de una casi absoluta pérdida de libertad de movimiento.

Diseñar el apartado visual de este modo fue crucial para mostrar las diversas habitaciones que reflejan la personalidad y lo que fue la vida terrenal de su dueño/a permitiéndonos así conocerlos mejor, llegar a empatizar con ellos y conseguir que nos ayuden en nuestra misión.

Me suena… familiar

En lo sonoro, nos encontramos sin duda ante un título especial y os explico por qué. Hablamos del año 1995 y en aquella época no era nada común ver no solo los textos, también las voces, convertidas a nuestro idioma. De hecho, en base a lo que sé, estamos ante el primer juego con dicha condición por lo que ya solo por esto, y con independencia de la calidad de este apartado, merecería un lugar de privilegio en la historia del videojuego.

VALORACIÓN OBJETIVA

En una época en la que los polígonos comenzaban a ser protagonistas, títulos como La Mansión de las Almas Ocultas apostaban por una mayor riqueza visual a costa de limitar sus opciones de manejo, el cual no obstante cumplía bien su cometido. Pero esto es lo que no le permite llegar a la excelencia aunque aun así sí que consigue, por lo dicho aquí y en el párrafo anterior, ser un título muy a tener en cuenta.

Medalla Oro anim.

VALORACIÓN PERSONAL

Disfruté mucho en su momento de este juego y no me afectó en absoluto la mencionada falta de libertad de movimiento. Desde un principio me sentí atraído por su llamativo apartado gráfico y su historia, aun siendo breve, me atraparía como pocas lo han logrado, por lo que mi opinión y recuerdo son bastante positivos. Un título muy especial que todavía conservo en mi colección porque desprende esa magia de la que siempre he hablado.

Medalla Oro anim.
Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *