Rainbow Islands Logo

Es famoso ese dicho, en especial en el ámbito cinematográfico, de que “segundas partes nunca fueron buenas”. Pero eso, que ciertamente se cumple en numerosas ocasiones, no sucede tan a menudo en el mundo del videojuego y Rainbow Islands, la secuela del clásico Bubble Bobble y título protagonista de este análisis, es una prueba de ello.

Aventuras en las Islas Arcoiris

El juego nos pone en la piel de Bubby y Bobby, protagonistas de la entrega anterior que ahora, tiempo después de lo acontecido y nuevamente con aspecto humano, se disponen a rescatar a los habitantes de su hogar, las Rainbow Islands, que han sido encerrados y transformados por Boss of Dark Shadow, un gigantesco dragón burbuja. Para llegar hasta él deberán visitar cada una de las islas y derrotar a todos sus secuaces.

Acción frenética

El objetivo en cada pantalla es ir ascendiendo por las plataformas hasta llegar arriba del todo a medida que acabamos con los enemigos que nos salen al paso. Todo ello dentro de un tiempo límite que nos avisa cuando falta poco para su conclusión con el clásico mensaje “Hurry!!” al que seguirá una masa de agua ascendente que matará al personaje si lo cubre casi por completo al igual que si entra en contacto con cualquier enemigo.

Rainbow Islands cuenta con una inmensa cantidad de items, si bien la mayor parte solamente otorgan puntuación adicional. Algunos, no obstante, potencian el movimiento del protagonista y su única arma, un rayo en forma de arcoíris que en función de los objetos adquiridos obtendrá mayor alcance y velocidad de disparo, mientras que otros brindan diversas ayudas temporales.

El secreto de los diamantes

Pero hay uno a destacar entre todos los demás: los diamantes. Son siete en total (rojo, naranja, amarillo, verde, azul claro, azul oscuro y violeta) y una vez recogidos, el juego nos recompensará con una vida extra. Pero si, además, somos capaces de hacernos con ellos en orden, en la sala del jefe de cada isla encontraremos una puerta que da acceso a una habitación secreta donde, junto al correspondiente diamante gigante que recibiremos como premio, podemos hacernos con una réplica igualmente enorme de determinados objetos cuyo beneficio se mantendrá aunque muramos. Y no será necesario luchar para pasar a la siguiente isla.

Existen diez islas, aunque las tres últimas aparecerán solo si previamente hemos recogido los siete diamantes grandes. Cada una cuenta con temática propia temática y enemigos únicos en ocasiones procedentes o inspirados en otros clásicos de la compañía como Fairyland Story o el mítico Arkanoid.

Variedad y calidad visual

Gráficamente, todos los elementos visibles presentan un aspecto muy colorido y con un buen nivel de detalle, unido a la total ausencia de cualquier ralentización pese al elevado número de sprites que, en ocasiones, se muestra en pantalla. En cuanto al sonido, aparte de los efectos utilizados para el salto y el disparo, lo que más escucharemos es una melodía desenfadada que ambienta los siete primeros mundos y que, pese a que se pueda pensar lo contrario, no se hace repetitiva ni pesada. Los tres últimos cuentan cada uno con la suya propia.

VALORACIÓN OBJETIVA

Rainbow Islands es una de las mejores creaciones de Taito, compañía famosa por desarrollar no pocos clásicos de la época entre los que, cómo no podía ser de otro modo, se encuentra este título que cumple a rajatabla una de las máximas de aquellos años: fácil de manejar, difícil de dominar.

Medalla Platino anim.
Rainbow Islands tuvo también su versión “alternativa”, llamada Jumping, que presentaba algunos cambios con respecto al título original

VALORACIÓN PERSONAL

Como sucedió con otros juegos que tuve la suerte de conocer y disfrutar, algunos de los cuales acabaré analizando aquí tarde o temprano, Rainbow Islands fue un pozo sin fondo en el que me acabaría dejando incontables monedas incluso después de lograr terminarlo de la manera más completa posible. Uno de esos títulos que me tuvo pegado a los mandos durante mucho tiempo y que mejor me lo ha hecho pasar tanto en su momento como luego a lo largo de los años.

Medalla Platino anim.
Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *