Syberia 3 Logo

“Todo final implica un nuevo principio”. Esto es lo que debió pensar Benoît Sokal cuando decidió retomar Syberia tras más de una década pues el juego que nos ocupa, si bien se concibió para salir en 2015, finalmente llegaría en 2017 tras algunos problemas durante el desarrollo. Dado que la anterior entrega lo hizo en 2004, tamaño lapso de tiempo implica que en este Syberia 3 sí se aprecien grandes cambios en todos los aspectos. De todos ellos hablaré a continuación.

El viaje de Hans acabó pero el de Kate continúa

Pero antes de ponernos a ello conviene situar al jugador en el momento concreto en el que da comienzo la historia de Syberia 3 donde Kate Walker, tras ayudar a Hans Voralberg a llegar a Syberia, ha vagado sin rumbo hasta caer abatida debido al frío extremo de la zona. Inconsciente y al borde de la muerte, es rescatada por la tribu nómada de los Youkols, que la mantienen con vida y la llevan a una clínica donde es tratada de sus heridas. En ese momento dará comienzo un periplo que no será bien visto por aquellos para los que las viejas tradiciones de la tribu son un obstáculo para sus propios intereses.

Una vuelta de tuerca al concepto original

Tras recuperarse, Kate decide acompañar a la tribu en una migración muy especial durante la cual, una vez más, encontraremos diversos personajes con los que entablar conversación. Aquí es donde vemos la primera de las novedades de Syberia 3 a nivel jugable dado que en muchas ocasiones podremos elegir qué decir o preguntar. En función de nuestra elección el avance del juego podrá variar aunque en ningún momento nos quedaremos atascados al existir maneras alternativas de seguir adelante si a la primera no damos con la opción correcta.

Otra de las novedades es la forma de interactuar con determinados objetos. En ciertos casos no nos limitaremos a ver la acción tras haber pulsado el botón o tecla correspondientes sino que deberemos moverlos con el mando de control, viéndose con ello incrementada todavía más la inmersión en la historia al dotar al jugador de una mayor participación. Un ejemplo de esto lo vemos cuando se nos pide algo concreto que hay que rebuscar entre multitud de objetos para encontrarlo. En cuanto a los puzzles, estos siguen presentes y representan, como en toda buena aventura gráfica, la columna vertebral del juego.

Adiós a los escenarios pre renderizados

El gran salto de Syberia 3 respecto a las anteriores entregas de la saga está claramente en el apartado técnico comenzando por lo visual, donde los escenarios pre renderizados clásicos han dado paso a entornos tridimensionales generados mediante el motor Unity, lo que otorga una mayor libertad de movimiento. Como es de esperar, también los personajes se benefician de este avance gráfico empezando por la propia Kate Walker, que es la que más mimo ha recibido en su recreación. El resto de personajes principales también alcanzan un muy buen nivel e incluso los más secundarios están igualmente bien terminados aunque no en la misma medida.

Los problemas de la inexperiencia

Semejante avance conlleva por desgracia la presencia de ciertos problemas, producidos tal vez a causa de la inexperiencia del equipo de desarrollo con el nuevo motor gráfico. Son, a grandes rasgos, ralentizaciones, retraso en la carga de algunos objetos o texturas y una cámara que se descoloca con demasiada frecuencia en las escenas o durante el propio juego, influyendo incluso en el movimiento de la protagonista.

En lo sonoro sí mantiene un alto nivel y de nuevo Inon Zur, compositor habitual en la saga, nos regala una selección de temas de corte étnico que cuenta incluso con una pieza cantada que en ciertos momentos aporta un toque más épico aún si cabe a la aventura. Syberia 3 no nos llegó doblado al castellano de inicio pero las voces, distintas de las de las entregas anteriores a causa del largo periodo de tiempo transcurrido, llegarían poco después mediante una actualización. Los textos sí están todos traducidos.

VALORACIÓN OBJETIVA

Muchos jugadores, fans incluidos, consideran Syberia 3 como la peor entrega de la saga debido principalmente a los cambios introducidos y, sobre todo, a los fallos que aún presenta a día de hoy y que no puedo obviar. Pero ni siquiera eso llega a empañar la experiencia a nivel narrativo y si bien en conjunto no está al nivel de las entregas anteriores, al menos logra mantenerse como un buen juego.

Medalla Plata anim.

VALORACIÓN PERSONAL

No sé cómo lo hago pero siempre acabo yendo a la contra del resto del mundo. Y este Syberia 3 es muestra de ello pues mientras todos lo odiaban, yo lo amé profundamente desde el primer instante. Poco me importaron sus defectos, tanto entonces como ahora, pues el viaje de Kate Walker era lo único que deseaba vivir y conocer. Y nunca me habría perdonado no hacerlo por hacer caso de las opiniones de terceras personas.

Medalla Platino anim.
Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *