Control Logo

Como ya sabéis, hace poco creé Probados, una nueva categoría en la que englobar aquellos juegos que, por uno u otro motivo, no cuajaron en mis preferencias. Control tiene el “honor” de inaugurarla pues, tras probarlo a través de Game Pass durante unos minutos, las sensaciones que me dejó no fueron precisamente buenas.

Control es un título creado por Remedy, autores de Alan Wake, el cual por cierto tampoco me gustó en su momento pese a la buena fama que ostenta y que ha hecho que recientemente nos llegue su segunda parte. Tanto uno como el otro parece, a tenor de las últimas noticias, que van a seguir recibiendo nuevas entregas, señal de que tienen su público. Pero yo no estoy en él, eso seguro.

Como suelo hacer, antes de ponerme a jugar me informé un poco sobre Control y ya desde ese momento me sentí, digamos, descolocado. No obstante, teniendo la oportunidad, qué mejor que juzgar por uno mismo, sobre el terreno, y así lo hice con el resultado que os podéis imaginar si estoy hablando de él aquí y no en los análisis.

¿Y qué fue lo que hizo que no me gustara Control? La verdad es que no puedo echarle la “culpa” a un aspecto concreto porque, como dije, fueron las sensaciones que me provocó lo que me dejó sin ánimo de querer ir más allá. Su historia, de la que apenas rasqué la superficie, me pareció absurdamente críptica. En cuanto a su jugabilidad, nada a destacar de, para mí, un juego más en tercera persona, con la ya clásica cámara al hombro. Ni siquiera sentí una mínima atracción por la protagonista que me hiciera querer conocerla mejor y saber más de ella.

En resumidas cuentas, Control se va a quedar donde lo dejé porque no creo que vaya a darle una segunda oportunidad, algo obviamente común a todos los títulos que vaya añadiendo a esta categoría…

Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
1
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *