Virtua Fighter

Han pasado más de 30 años desde que Virtua Fighter, el primer juego de lucha 3D, viera la luz en los salones arcade y, poco después, en la Saturn de Sega. Con el tiempo, numerosos títulos fueron apareciendo en el mercado con mayor o menor fortuna, logrando algunos incluso, en un principio, afianzarse y recibir nuevas entregas que a la postre acabarían conformando sagas que, no obstante, no siempre sobrevivieron. En este post hablaré, precisamente, de varios juegos que un día encandilaron a los usuarios pero que, a día de hoy, los nuevos jugadores desconocen y la industria tiene olvidados por completo.

Battle Arena Toshinden

Contemporáneo de Virtua Fighter y Tekken, Battle Arena Toshinden fue un juego de lucha 3D que gozó de cierto éxito pese a tener que convivir con los dos pesos pesados mencionados. Nacido en los circuitos de la primera PlayStation en 1995, luego contaría con versiones para Saturn, PC e incluso Game Boy. Con el tiempo aparecieron hasta tres nuevas entregas más que, sin embargo, no impidieron que su luz se apagara a principios del siglo XXI.

Battle Arena Toshinden

Las bazas con las que Battle Arena Toshinden contaba para diferenciarse de sus rivales fueron principalmente dos: combates con armas y la posibilidad de esquivar ataques rodando con una voltereta lateral que potenciaba el componente tridimensional a la vez que añadía cierto toque de estrategia a las contiendas.

Rival Schools

Aunque ahora disfrute de un éxito arrollador, a Capcom le costó un poco meterse en el género de lucha 3D dado que Street Fighter EX no provocó entre los jugadores el impacto que lograron las entregas clásicas, lo cual no significa que fuera un mal juego ni mucho menos. Cierto es que, a día de hoy, solo los veteranos nos acordamos de él pero no lo he incluído en este post porque la saga principal, como todos sabemos, sigue muy viva y se ha adaptado bien a los gráficos 3D aunque luego se juegue con la perspectiva habitual lateral, lo que se conoce como 2.5D.

Rival Schools

Capcom aprovechó la experiencia adquirida con Street Fighter EX para traernos Rival Schools: United by Fate, un título completamente nuevo y que, por vez primera en la lucha 3D, ofrecía peleas por parejas al estilo de lo visto en, por ejemplo, Marvel vs Capcom. Este título contaría con una segunda parte, llamada Project Justice, que entre otras cosas aumentó a tres el número de luchadores de cada equipo.

Bloody Roar

Como pasó con Battle Arena Toshinden, todos los juegos de lucha 3D que aparecían tenían que ofrecer algo que no tuviera el resto para, así, no dar la sensación de “estar jugando a lo mismo”. En el caso de Bloody Roar, la desaparecida compañía Hudson Soft optó por dar la posibilidad de que sus personajes se transformaran en diferentes criaturas en medio del combate, adquiriendo con ello también nuevos movimientos.

Bloody Roar

Huelga decir que lo espectacular de esta propuesta brindó a Bloody Roar, primero en arcade y luego en PlayStation, un considerable éxito que conllevó la aparición de sucesivas entregas que fueron llegando hasta principios de los años 2000 cuando, finalmente, la saga desapareció del mercado. Hudson hizo lo propio años después tras ser absorbida por Konami, por lo que un hipotético regreso de la saga está ahora en sus manos.

Fighting Vipers

Sega no solo vivió de Virtua Fighter en lo tocante al género de lucha 3D. Hubo otro título que, aun sin llegar a las mismas cotas de popularidad, también tuvo su público. El suficiente para que, años después de la aparición del original e incluso habiendo protagonizado un “crossover” con su rival (Fighters Megamix para Saturn), tuviera una segunda oportunidad. Ese juego es Fighting Vipers.

Fighting Vipers

Aunque comparte bastantes cosas con Virtua Fighter, Fighting Vipers cuenta con un elemento distintivo en el que basa buena parte de su jugabilidad: las armaduras de los luchadores, una protección adicional que puede destruirse tras ser golpeada de manera continuada o con ciertos ataques. Hay que añadir que algunos escenarios también podían ver sus límites destrozados si uno de los personajes recibía dicho golpe en sus últimos momentos.

Ahora mismo desconozco si hubo, por aquellos años, otros juegos de lucha 3D que cayeran en desgracia pero incluso en tiempos recientes hay casos destacables como las sagas Soul Calibur y Dead or Alive. De la primera, su última entrega se lanzó como un reinicio que ha pasado con más pena que gloria y, en cuanto a la segunda, esta tuvo una séptima parte en desarrollo que acabó cancelada. Se ve que sus desarrolladores ya se lo veían venir.

Tekken 8

Juegos de lucha tenemos unos cuantos, algunos con gráficos tridimensionales, pero en lo que se refiere al concepto 3D del género tan solo Tekken sigue vivo y coleando, a la espera de lo que Sega haga con Virtua Fighter 6. Da la impresión de que este tipo de propuestas ya no goza del prestigio y la aceptación de los que antaño presumió, lo cual es una lástima…

Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
1
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *