Cauldron II Logo

Estamos en Halloween, una de las muchas modas importadas de los Estados Unidos pero cuyo origen se encuentra bastante más próximo. Pero no es este el momento ni el lugar para hablar de esta fiesta sino de juegos que puedan estar inspirados en ella o cuenten con algunos de los elementos típicos de estas fechas. Uno de estos títulos es Cauldron II, un “terrorífico” juego de plataformas cuya versión para Amstrad CPC es la que voy a analizar hoy.

Una calabaza vengativa

En este juego nuestro protagonista, convertido en una saltarina calabaza, deberá acabar con la vida de la bruja que mora en el castillo. Pero conseguir este objetivo no será una tarea fácil, puesto que tendrá que sortear un gran número de obstáculos antes de llegar a cada uno de los objetos mágicos necesarios para llevar a cabo el ritual. 

Murciélagos, arañas y otras criaturas se suman a varios de los enseres que han cobrado vida para frenar nuestro avance y si bien es posible destruir a algunos que solo nos restarán una pequeña porción de vida si nos golpean, a otros únicamente podremos esquivarlos, debiendo evitar un contacto que implicaría la muerte inmediata. Por si todo esto fuera poco, los enemigos aniquilados reaparecerán pocos segundos después, poniéndonos las cosas todavía más difíciles.

Saltando, rebotando, y hechizando

Para desplazarnos lo haremos como dije antes dando pequeños saltos que de manera gradual podrán ser más amplios si mantenemos pulsado el botón o la tecla de acción. De hecho, no pocas veces necesitaremos jugar con esto para calcular un salto o esquivar a un enemigo. Pero nuestra protagonista podrá hacer algo más que saltar, siendo capaz de lanzar una especie de hechizo que regenerará también nuestra vida al completo cuando nos hagamos con cualquiera de los que hay repartidos por el castillo.

Muerte por magia

Sin embargo, hacer uso de la magia implica ir perdiendo vida y esto lleva al que es el gran fallo de Cauldron II: el uso de un mismo control para ambas funciones, salto y magia, que hace una vez la hayamos cogido que cualquier movimiento nos acerque a una muerte casi segura, solo evitable si continuamos cogiendo más magia. Y dada la enorme cantidad de obstáculos que hay que ir superando, consumar el suicidio se hace prácticamente inevitable.

Esto evidentemente no supone problema alguno si se juega mediante un emulador, puesto que es posible hacer uso de vidas infinitas y solo nos deberemos preocupar de explorar y hallar todo lo necesario para derrotar a la bruja aunque eso le quite toda la gracia al juego pero, tal y cómo fue concebido, acabar Cauldron II es directamente imposible.

Sencillo en lo técnico

Es una lástima que se vea lastrado en este aspecto porque en el técnico, si bien no sobresale, presenta un mapa sumamente amplio y dividido por zonas que cuenta con un nivel de detalle escaso pero suficiente. Los enemigos son variados y están presentes en casi todas las salas, desplazándose con diversa suavidad y velocidad. No obstante, es el movimiento y animación de la calabaza lo más destacable en este sentido.

El apartado sonoro, como solía ser habitual en la época, queda limitado a la melodía que suena en el menú de inicio y a los efectos aplicados al botar de nuestra protagonista, para la magia y las explosiones tanto de los enemigos como la propia en el momento de morir y la socarrona risa de la bruja cada vez que esto último suceda.

VALORACIÓN OBJETIVA

Cauldron II no es un juego tan malo como para recibir carbón pero el fallo comentado en este análisis y que lastra toda la experiencia (si es que dicho término es aplicable en títulos como este) no permite ser condescendiente. En consecuencia y pese a sus virtudes, debo suspenderlo.

Medalla Carbón anim.

VALORACIÓN PERSONAL

De acuerdo, tiene un gran fallo del que en su día, dicho sea de paso, no fuimos conscientes. Que es sumamente difícil, lo admito también. Pero aun con todo consigue entretener el tiempo que dura la partida y con eso a muchos nos bastaba tanto entonces como ahora, motivo por el que lo seguimos recordando con cariño.

Medalla Bronce anim.
Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *