Scorn Logo

Lo conocía de antes pero no me había puesto con él hasta que un amigo me lo recomendó. Por desgracia, y a pesar de un comienzo interesante por su aparente propuesta jugable, ahora me veo en la necesidad de abandonar Scorn por la imposibilidad de continuar. Este juego tiene, como todos, sus aciertos y errores, pero han sido dos factores los que principalmente me han obligado a dejarlo de lado…

Si es que no me he enterado de nada…

El primero es su absoluta falta de contexto. Scorn te sitúa en un lugar y un momento indeterminados, y no te dice nada sobre qué o quién eres ni lo que debes hacer. Vamos, es que ni siquiera hay un tutorial que explique los controles, si bien estos no son especialmente complejos. En consecuencia, toca buscarse la vida y tratar de avanzar sin un propósito más allá del de ir resolviendo los puzzles que nos permitan avanzar (que son, para mí, lo mejor del juego) al tiempo que intentamos sobrevivir a las criaturas que nos atacan.

No me lo pones fácil

Y aquí radica el segundo y, para mí, más importante problema de Scorn: su muy elevada dificultad en los enfrentamientos, incluso contra enemigos básicos, pues es seguro que los habrá más grandes y fuertes aunque solo he llegado a ver a uno antes de morir por milésima vez por culpa del desequilibrio en contra que generan unos entes sumamente agresivos y más rápidos y ágiles que el protagonista.

Si a ello sumamos la escasez de puntos de recarga de vida, los cuales solo podemos usar una vez, tenemos el cóctel perfecto para crear una atmósfera en la que el miedo a caer subyace en cada esquina. Scorn consigue crear tensión, sí, pero no por su ambientación o su “historia” sino por el hecho de obligar al jugador a tener que repetir zonas complicadas si pierde la vida.

Esta clase de juegos no son para mí

Los títulos de esta clase, como la saga Souls y similares, que son difíciles porque sí y no ofrecen posibilidad alguna de disfrutarlos a quienes carecemos de la destreza necesaria, están muy de moda últimamente y son algo que siempre trato de evitar. En el caso de Scorn desconocía que fuera así y, de haberlo sabido, no me habría puesto con él. Esto, unido a la ya mencionada ausencia de contexto, es decir, de un personaje, mundo e historia definidos que ayuden a la inmersión, me hacen como dije rechazarlo de pleno.

Como es normal, habrá seguro gente a la que le haya gustado este juego. Me alegro por ellos, pero por mi parte yo ya no voy a insistir y tampoco quiero saber nada de él. Al menos, dentro de lo malo, el haberlo jugado vía Nube a través de Game Pass no me ha supuesto un gasto adicional que ahora celebro no haber realizado…

(Actualizado el 29/11/2022): A veces maldigo mi terquedad, tozudez, obstinación o como lo queráis llamar. Esa que, en relación a este juego, me llevó a retomarlo hace unos días a pesar de haber tratado de dejarlo de lado y no parar hasta lograr acabarlo. Sin embargo, cumplir este objetivo no resultó en una experiencia placentera sobre todo porque, una vez visto el final del juego, sentí que todo el esfuerzo llevado a cabo no había merecido la pena pero al menos, ahora sí, puedo ya olvidarme de él definitivamente. 

Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *