Starfield Logo

La primera impresión es la que queda, se dice, pero no siempre es cierto. Al menos no lo ha sido en el caso de Starfield, título exclusivo de Xbox al que le dediqué un post no hace mucho en el que no salía precisamente bien parado. Pero las cosas han cambiado y de ello hablaré dentro de este análisis.

Starfield Nueva Atlántida

Antes de empezar…

Lo primero de todo: no tenía pensado llevar a cabo este análisis precisamente por lo grande que es Starfield. De hecho, y pese a la gran cantidad de horas que llevo, hay cosas que todavía no he tocado y no sé si lo haré. Cuestión de gustos, más que nada. Pero llevaba tiempo sin analizar ningún juego para el blog y ya va tocando. Solo espero no alargarme demasiado…

Una historia de exploración y descubrimientos

Starfield nos pone en la piel de un personaje que trabaja en unas minas, en un planeta lejano. Su vida cambia cuando una experiencia trascendental lo conduce a ingresar en una organización conocida como Constelación, formada por un grupo de exploradores junto al que trataremos de desentrañar el misterio que rodea a lo que le ha sucedido.

Si bien esta será nuestra misión principal, huelga decir que habrá muchas más cosas que hacer. Para ello será posible viajar a una ingente cantidad de mundos, algunos habitados y otros no pero cada uno con sus propias características. La exploración es, sin la menor duda, uno de los pilares fundamentales de Starfield.

Starfield batalla aérea

Batallas en el cielo y en la tierra

Independientemente de la senda que elijamos andar, encontraremos muchos peligros en nuestro periplo. Veremos criaturas y ambientes hostiles pero también humanos que querrán destruirnos, tanto si vamos a pie como a bordo de la nave espacial.

Para lo primero existe una gran variedad de armas y será cosa nuestra elegir, si nos es posible, las que mejor se adapten a nuestro estilo. También hay diferentes naves, aunque no podremos pilotarlas todas desde el principio.

Habilidades para todo… o casi

Para esto último se requiere una habilidad concreta, como sucede con la práctica totalidad de acciones que podemos realizar. Un total de cinco grupos abarcan los siguientes aspectos: físico, social, combate, ciencia y tecnología. Cada nivel alcanzado otorga un punto de habilidad que tendremos que aplicar a aquello que queramos mejorar, y son necesarios 4 para dominar la habilidad.

Todas son importantes aunque depende de lo que busquemos hacer, ya sea enfocarnos en el combate, la exploración y/o la fabricación. La buena noticia es que no existe límite de nivel (o yo no lo he alcanzado aún), la mala es que puede que el camino escogido no fuera el esperado y, si no queremos empezar un nuevo personaje, tocará hacerse a la idea de que cada vez costará más conseguir los puntos de habilidad.

Un bello universo… no exento de problemas

Lo dicho hasta ahora solo es una pincelada dentro de las muchas posibilidades que, como buen juego de rol, ofrece Starfield, pero profundizar en todas ellas alargaría demasiado este análisis y, como dije, quiero evitar eso. Por ello creo que va siendo hora de hablar de la parte técnica del título y comenzaré, como es habitual, por su apartado gráfico.

Visualmente, Starfield es una auténtica delicia. Todo está recreado con sumo detalle y existe una amplia variedad de escenarios y ambientes que hace que hasta que no llevemos unas cuantas horas no se comiencen a ver signos de repetición. El punto negativo se lo llevarían los NPCs, no tanto por su presencia “de relleno” como por, en el caso de aquellos con los que sí podemos hablar, una inexpresividad más o menos acentuada según el personaje.

Como es normal en las producciones de Bethesda y tratándose además de un título tan enorme, los bugs o errores están presentes en Starfield, aunque hay que reconocer que lleva un tiempo encontrar alguno, por lo que puede decirse que esta vez se han esforzado en su erradicación. Pero de esto hablaré al final, cuando dé mi opinión personal del juego.

Melodías celestiales y un buen doblaje

En efecto, la música de Starfield se adapta como un guante a la ambientación creada en cada momento. En consecuencia, disfrutaremos de epicidad, tensión y frenesí durante los combates y una, por contra, agradable calma en la exploración, todo ello junto a otras piezas más puntuales en base al contexto.

Starfield ha sido doblado por completo al castellano pero tengo que deciros que al equipo se le han escapado algunas frases. Por suerte son casos residuales que no tienen nada que ver con la trama principal u otras de cierta importancia. Por supuesto, el texto también está traducido.

Cabe mencionar aquí otro de los problemas que presenta Starfield: la desincronización entre voz y movimiento labial que se produce demasiado a menudo en muchos personajes. Es de suponer que en el original esto no sucede pero sí con el doblaje a nuestro idioma y, pese a no ser crucial para jugar, puede ser bastante molesto dependiendo de lo quisquillosos que seamos al respecto.

VALORACIÓN OBJETIVA

Se nota la experiencia de Bethesda en este género a tenor de todo lo que ofrece Starfield. Ello no elimina los puntos oscuros del juego pero en lineas generales, y teniendo en cuenta el enfoque utilizado, estamos ante una obra de sobras capaz de tener a sus usuarios enganchados durante mucho tiempo. Y puedo dar fe de ello.

Medalla Platino anim.

VALORACIÓN PERSONAL

Como dije al inicio de este post, mis impresiones acerca de este título han sido la noche y el día en cuanto a la experiencia vivida hasta el momento. La cosa no empezó nada bien pero ahora mismo puedo afirmar que no pasaba tantas horas con un mismo juego desde The Elder Scrolls IV: Oblivion.

No quiero terminar sin antes advertir de algo que puede fastidiar mucho la experiencia. Se trata de lo que puede ocurrir de llegar a acumular muchas cosas a la vez que se ha explorado una gran cantidad de lugares. Esto puede causar conflictos en la partida y desatar la aparición de numerosos problemas técnicos que son, en mi opinión, producto de una excesiva proliferación de datos guardados que ya se nota desde el mismo momento de la carga.

Starfield Cosmos

Estoy seguro de esta relación causa-efecto puesto que la he vivido al pasar de haber explorado más de 200 mundos diferentes, disponer de casa propia, de un puesto de investigación y de almacenar en todos ellos un montón de recursos y otras cosas a guardar solo lo necesario en cada momento. Así, mientras que con todo lo descrito tuve con el tiempo un sinfín de problemas, ahora todo va de lujo sin tener que crear un personaje nuevo. No sé si esto sucederá de manera habitual pero he creído conveniente avisar de ello. Basta con decir que, después de amueblar por completo la vivienda (lo que me llevó bastante tiempo), un día desapareció todo y tuve que desbloquear de nuevo el acceso a la misma como si fuera la primera vez que la visitaba. Ya os podéis imaginar cómo me sentó aquello…

Medalla Platino anim.
Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
1
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *