Starfield acumulación datos

Bethesda y la acumulación de datos

En Bethesda tienen mucha experiencia creando juegos de mundo abierto en los que, amén de vivir historias épicas, los jugadores gozamos de una absoluta libertad para ir a cualquier parte y hacernos con todo tipo de botines. Sin embargo, tamañas posibilidades suponen un problema cuando la acumulación de datos sobrepasa un límite y eso es lo que en más de una ocasión, y con dos títulos diferentes, me ha ocurrido a mí, razón por la que tengo claro que esa es la causa. A continuación detallaré mis propios casos y daré pautas para evitar perder todo o buena parte del progreso obtenido.

Todo comenzó hace ya muchos años, cuando daba mis primeros pasos en Cyrodiil, lugar en el que se desarrolla The Elder Scrolls IV: Oblivion. Por desgracia, ya no conservo los archivos de guardado de aquella época pero os puedo decir que, con el primer personaje que me hice, llegué a invertir algo más de 400 horas que me dieron para descubrir todos los lugares destacados del mapa, hacer todas las facciones y comprar todas las casas, además por supuesto de disponer de todas las expansiones que llegaron a Xbox 360. Todo ello terminó sobrecargando la partida y un “buen día”, esta dejó de funcionar.

Fue un palo bastante serio en mi ánimo, hasta el punto que dejé de jugar durante largo tiempo, tras el cual retomé el título procurando, como sigo haciendo incluso a día de hoy, tener siempre al menos dos archivos de guardado simultáneos para, de darse el caso, perder lo menos posible. Sin embargo, ni siquiera esto ha evitado la debacle en Starfield por culpa, nuevamente, de la mencionada acumulación de datos. Y tengo que decir que, pese a ser este juego mucho mayor que el anterior del que he hablado, su sistema de guardado no parece tan sólido en lo que se refiere a la cantidad de cosas que puede almacenar.

Por dos veces vi peligrar todo mi progreso en el último juego de Bethesda, siendo motivo de la primera la acumulación de recursos y objetos fabricados que utilicé, principalmente, para subir las correspondientes habilidades, a lo que debo añadir el gran tamaño del puesto avanzado que llegué a tener. También ya por entonces adquirí el ático de Nueva Atlántida, que también llené de muebles y objetos hasta que, sin saber por qué, un día al acceder al piso me lo encontré totalmente vacío, como si fuese la primera vez que ponía un pie allí.

Tras un fútil intento de vender todas las tábulas que llevaba encima y que no pude llevar a cabo porque el juego ya no me dejaba acceder a ninguna ciudad, tomé una medida desesperada y sí, lo reconozco, no precisamente limpia. No sirvió de nada…

Sucesivos problemas con la carga de la partida y continuas desconexiones del servicio Game Pass, que es donde lo juego, me hicieron temer lo peor pero, por fortuna, lo pude solucionar a tiempo del mismo modo que lo he hecho hace apenas unos días cuando, en mi intento por sondear todos los mundos del juego (más de 1000), cometí el error de ir guardando todas las tábulas de datos de sondeo conseguidas desde que comenzase con dicha tarea. Esto hizo resurgir los problemas mencionados y en consecuencia, hiciera lo que hiciera, y fuera a donde fuera, Starfield se cerraba una y otra vez, obligándome a volver a cargar un archivo ya en ese momento demasiado corrompido, por lo que opté por comenzar de nuevo manteniendo, eso sí, todo el progreso del personaje, o séase su nivel y habilidades. Todo lo demás, al garete.

Estas malas experiencias evidencian un serio problema en estos juegos, el cual es de suponer afectará también a otros de índole similar sobre los que, bien sea porque no he jugado nunca o no he llegado a acumular tantas cosas con un mismo personaje, no puedo decir nada a este respecto. En mi opinión, la clave está en que la intención de Bethesda es que el jugador tome, libremente, un camino determinado sin que luego se salga de él. Dicho de otro modo, si quieres ser guerrero, dedícate solo a eso. Lo mismo si eres mago, ladrón, asesino, etc. Lo que sucede es que luego su diseño permite hacer todo con el mismo personaje e ir acumulando cuanto esté a nuestro alcance. Y visto lo visto, parece claro que el sistema de guardado que el estudio utiliza en sus títulos no está preparado para gestionar semejante caudal de información.

LLegados a este punto, el problema descrito no hace peores a estos juegos pero sí que fastidia, y mucho, a quienes como ha sido mi caso sufren las consecuencias. Veo dos posibles soluciones a esto: la primera, que en Bethesda limitaran las acciones a llevar a cabo en función del camino elegido, lo cual obligaría a crear diversos personajes para cubrir todas las opciones. La segunda es dejar lo dicho en manos del usuario que, en buena lógica, si no sabe lo que puede ocurrir o, simplemente, no quiere empezar de cero una y otra vez, seguramente completará todos los retos que el juego le ponga por delante siempre con el mismo protagonista.

Es una lástima que esto suceda, máxime cuando seguramente sea algo intrínseco a la manera que tienen en la compañía de crear sus mundos abiertos desde hace muchos años. por lo que ya deberían haber aprendido la lección y tomado medidas para evitarlo. Es por esto que he creído oportuno escribir sobre el tema para advertir a quienes han tenido, por ahora, la suerte de no padecerlo. Puede, también, que sean solo desafortunadas coincidencias que me ha tocado sufrir a mí pero, como dije al inicio, que me haya pasado ya varias veces y con dos juegos distintos, me da que de casualidad tiene poco.

Así que ya sabéis: mucho ojo con acumular demasiado en según qué juegos…

Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
1
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *