Señales retro

Hay, aun con muchos matices, dos maneras principales de ver el mundo: la racional y la creativa. Todos conocemos lo de los hemisferios de nuestro cerebro y la preferencia hacia un punto de vista u otro en función de a cuál prestamos más atención. No obstante, hay ocasiones en las que es difícil discernirlo y esta es una de ellas pues si bien todo puede ser simplemente producto de la casualidad, ¿quién dice que, en este caso, no esté el mundo retro lanzándome señales para que vuelva a abrazarlo?

Las supuestas señales

Vaya por delante que, naturalmente, nada de lo que voy a decir está vinculado a mi persona en exclusiva pero ya sabemos que, en numerosas facetas de la vida, lo que para unos puede no significar nada, para otros tal vez sea algo muy importante que tener en cuenta.

En el blog he hablado del regreso de varias sagas clásicas de Sega y si bien se materializarán en nuevas entregas, adaptadas con diversa fortuna a los cánones actuales, me resulta significativo que se dé esta circunstancia justo ahora, que me encuentro alejado de todo eso.

Ello no pasaría de una mera anécdota en la que, todo sea dicho, no había reflexionado en estos términos hasta ahora, si no fuera por lo que contaré a continuación. Como imagino sabréis, uno de los títulos a los que estoy jugando asiduamente es Forza Motorsport, el famoso simulador de conducción enfocado ahora a lo que se denomina “juego como servicio”, condición que implica actualizaciones periódicas de su contenido.

Y ha sido la última la que ha llamado poderosamente mi atención, despertando esta idea de las mencionadas señales retro. En primer lugar, el nuevo circuito añadido no es otro que el conocido Daytona International Speedway, que de inmediato ha traído a mi mente el recuerdo del famoso arcade de Sega con el que comparte nombre. Y en segundo que, en uno de los torneos nuevos, el equipo de desarrollo haya incluido entre otros coches el Lancia Delta HF Integrale, uno de los dos vehículos seleccionables en Sega Rally Championship que, al fin, hará compañía al Toyota Celica GT-Four, incluido en el juego desde el principio.

Que cada uno juzgue por sí mismo

Yo no sé qué pensar sobre todo esto. Por un lado, mi pensamiento racional me dice que, como dije antes, todo es una simple coincidencia y es normal que estas referencias a cosas que conocí en el pasado lo hayan sacado a flote como ya me ha sucedido incontables veces antes pero que hayan aparecido en semejante cantidad, y en tan poco tiempo, como poco hace dudar.

Ahora bien, hasta hace no mucho todavía seguía en mayor o menor medida vinculado a lo retro, esa parte del mundillo que decidí tratar de olvidar, aunque sin conseguirlo del todo. Y no deja de ser curioso, romántico hasta cierto punto incluso, que como quien trata de regresar junto a un antiguo amor perdido, todo aquello que en épocas anteriores disfruté tanto no quiera ahora que lo deje de lado.

¿Casualidad o auténticas señales retro? Ahí dejo la cuestión…

Si te ha gustado este artículo, compártelo 👍🏻
1
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *